Laboratorios Eudermic whatsapp: 33-1547-4604
Send

Hacer o no hacer ejercicio, es el dilema que enfrentan alrededor de 300 millones de personas en el mundo que viven con asma. Tos, jadeo y respiración corta son algunos de los síntomas que sufren una gran cantidad de asmáticos al iniciar alguna actividad física. También, quienes tienen broncoespasmo inducido por el ejercicio (BIE, su sigla) y muchos alérgicos.

¿Por qué aparece con el ejercicio?

Normalmente se respira por la nariz, que actúa como filtro y además controla la temperatura y la humedad del aire antes de llegar a los pulmones. Pero al hacer ejercicio, “tu cuerpo quiere más aire. La respiración se acelera para ello y empiezas a respirar por la boca. Pero ese aire no ha sido filtrado ni calentado ni humidificado”, informa la Academia Canadiense del Pulmón.

A continuación Laboratorios Eudermic te presenta una serie de ejercicios que son recomendables para las personas asmáticas.

Natación

Es uno de los deportes más recomendados por los neumonólogos debido a que al ir a nadar –en el caso de una pileta cubierta con agua climatizada- las personas tienen contacto con el aire cálido y húmedo, lo que no desencadena los síntomas típicos del asma. Además, la natación puede tonificar los músculos de la parte superior, informa la AAAAI.

Caminata, bicicleta y escalada

Son buenas opciones para el asmático, aunque se recomienda –en especial para el ciclismo o escalada- siempre tener a mano el broncodilatador recetado por el médico, en caso de que el esfuerzo provoque algún síntoma.

Esquí y snowboard

Los deportes de invierno podrían provocar alguno de los síntomas del asma en las personas más sensibles a las temperaturas bajas y el aire seco. “El aire es calentado y humidificado por la nariz, pero durante la actividad física se respira por la boca, generalmente. Esto permite que el aire frío y seco llegue a las vías aéreas inferiores y pulmones sin pasar por la nariz”, describa la AAAAI.

Baseball y fútbol americano

Los deportes de equipo que requieren de pequeños despliegues de energía y ejercicios de atletismo de corta duración (para describir las actividades que incluyen trote, descanso, caminata), son menos propensos a causar una crisis de asma.

Básquet, fútbol y hockey de césped

Estos deportes, al igual que correr, se caracterizan por exigir estar corriendo todo el tiempo, de un lado a otro del campo de juego, pueden provocar que las vías aéreas se contraigan y produzcan dificultad para respirar o una crisis asmática, advierte la Academia Canadiense del Pulmón.

Es importante tomar las debidas precauciones, y en caso de sentir algún malestar al realizar alguna de estas actividades, detenerse. Pero aun más importante es consultar a tu médico para que te asesore sobre cuál es la actividad más adecuada para tu caso.

Fuente: salud.univision.com

Escribe un comentario

You must be logged in to post a comment.

Contacto whatsapp        33-1547-4604